Mientras que el sacerdote del bien se centra en la curación y la protección, su contrapartida maligna dispone de un arsenal de hechizos de daño y maldiciones para convertir a los enemigos en una sombra de sí mismos. Como ejemplo un sacerdote del mal dispone de manos de muerte, ceguera, desmoralizar o provocar odio. Tiene las mismas habilidades de clase que el sacerdote del bien, cambiando el expulsar no-muertos y el transformación divina por controlar no-muertos y transformación demoníaca. Pero además, cuenta con una habilidad de clase de alto nivel, Ritual Siniestro.

Rezo: Mediante la plegaría, el sacerdote puede conseguir una bendición de su dios.

Controlar muertos: Los sacerdotes del mal pueden controlar a los no-muertos y ponerlos a su merced.

Predicar: Mediante la enseñanza, un sacerdote puede crear adeptos a su religión llamados fanáticos. Los fanáticos estarán al servicio del sacerdote y les seguirán. Las habilidades de los fanáticos varían dependiendo del dios del clérigo.

Ver ilusiones: Esta habilidad permite ver objetos y personas ocultas. En su nivel más alto el sacerdote siente las auras de todo ser vivo a 50 casillas.

Sabiduría: El sacerdote potencia su magia a partir de la erudición.

Transformación demoníaca: El sacerdote cambia su cuerpo y se convierte en un demonio.
Ritual Siniestro: El sacerdote invoca oscuros rituales para conseguir diferentes beneficios, como recuperarse de maná, encantar objetos o preguntar a los espíritus.

 

Sobre el autor

Dejar un comentario:

Dejar un comentario: